Friday, November 25, 2016

FELIPE PINGLO POR MARCO MARTOS


FELIPE PINGLO POR MARCO MARTOS
Felipe Pinglo atrae como el imán
al infortunio. Principia la noche,
la guitarra inicia su quejido,
se desgarran oscuridad y beso.
Amores de otro tiempo traen su aire,
se hacen más claros en ese silencio,
otra vez viven su tiempo terrible,
de amor se muere, de negros barrotes.
Baila la música hacia el abismo,
bailan dedos en la caja sonora,
bailan los ojos y desaparecen.
El olvido. Ya llega la mañana.
El piso queda sucio. Serpentinas.
Felipe Pinglo está muerto o dormido.

Post a Comment