Thursday, February 11, 2016

BLANCA JAGGER POR MARCO MARTOS






BLANCA JAGGER
POR MARCO MARTOS

Blanca Jagger tiene el encanto de las mujeres de Nicaragua,  
la dulzura de un verso melodioso de Rubén Darío,
 la energía desbordante del sol del mediodía en los trópicos,
la potencia de la lava de los volcanes en las noches de los fuegos.
Lleva por el mundo la gracia suprema de la elegancia natural,
el color blanco de la pureza y el celeste de su patria liberada.  
En lo más hondo de su corazón sintió la daga de la injusticia  
y dedicó largos meses, años, a señalar a los culpables
junto con muchos ciudadanos en todos los rincones del mundo.
Volvió luego a Nicaragua, a sentir el olor de los jazmines  
en las horas vespertinas de la hermosa ciudad de Granada,  
las guirnaldas primorosas de los amantes de la poesía  
que se agolpaban en las calles y en las plazuelas  
para verla y soñarla en los calores de cada día
  y en las tinieblas despejadas, lechosas y de súbitas estrellas.

Post a Comment